miércoles, 29 de octubre de 2014

Fin de semana de costura

Este fin de semana viajé a mi ciudad natal para el cumpleaños de mi mamá y ni bien llegué me mostró unas telas hermosas que se había comprado para hacerse remeras por la módica suma de 150 pesos!! (La última remera que se compró la pagó 260) Y por 100 pesos menos había comprado tela suficiente para hacerse tres remeras, por lo que al otro día fui directo a la casa de telas a comprar material aprovechando que estaba corta de remeras frescas para pasar el calor que nos agobió hasta ayer.

Y he aquí el resultado de la compra:






Compré dos estampadas y una blanca porque me di cuenta que tengo una sola musculosa blanca que me queda bien y en los días de calor, los colores claros son casi una obligación. Elegí la fibrana porque es una tela muy muy fresca. El año pasado me hice un vestido con esta tela y tiene una caída hermosísima por ser super liviana. De los estampados no puedo decir mucho, había un montón de opciones bonitas pero me enamoré de estas dos, la azul con las hojas me pareció delicada y sobria y la colorida gritaba "Diversión!" y me conquistó.

Así que con mi mamá nos pusimos a trabajar porque las quería tener terminadas antes de viajar:


Cortando la tela: Es creo, la parte mas sencilla de la confección, pero tuvimos un inconveniente. Como la fibrana viene en un rollo de 1,50m solo compro el largo que quiero que tenga la remera. Mi torso no necesita una remera de mas de 60 cm porque como ya mencioné en otras ocasiones solo mido 1,57. Pero compré 70cm porque la fibrana se achica muchísimo con el lavado, por eso algo muy importante para tener en cuenta es poner la tela en remojo durante un par de horas o simplemente meterla en el lavarropas en un lavado rápido antes de cortarla para saber exactamente la tela con la que contamos. El inconveniente no fue ese, sino que la mujer de la tienda nos cortó la tela super torcida y de un lado no llegaba a medir ni siquiera 60cm que era lo que necesitabamos! Así que tuvimos que ingeniárnosla para colocar el molde y que eso no afectara el producto.



 El alfiletero está hecho al crochet y también es casero! 

Mamá en acción! Tuvimos un segundo inconveniente: La maquina de coser no tensaba el hilo lo suficiente así que no pudimos terminar las tres remeras, pero ya la llevamos al técnico y volvió como nueva.


 Y Finalmente, después de una tarde midiendo, marcando, cortando y cosiendo el resultado final fue este:




Las hice con el mismo molde que les mostré en este post, es el de la remera que hice con una sábana vieja, podrán decir que soy repetitiva pero lamentabemente cuando algo me queda bien lo exprimo al máximo!

Saludos a todas! Y feliz media semana!!




© Life on Miau
Maira Gall